Un regalo ranil :)

Buenos días Idealistas, estos días he estado fuera, pero pensando en todos los peques, mamás, papás, profes, abuelos/as y compañeros/as que me acompañan en esta aventura. Hace tiempo me propuse escribir un texto para el libro "¿Una Rana?" de Guido Van Genechten. Se trata de un cuento basado en imágenes que me descubrió mi querida Carmen, de Légolas, quien me picó con el gusanillo de la narración oral hace ya un año y pico. El cuento me gusta porque se va desplegando y lo que parecía una rana, se convierte en tortuga, oruga, dinosaurio y cocodrilo, por lo que la imaginación puede volar por doquier. Otra cosa que me gusta es que cuesta poco más de 5€ y por lo tanto es una línea de libros muy asequible.

Pues bien, después de un fin de semana mágico en Menorca, en el que no faltó la nieve, ni la buena gente, os traigo el cuento que he escrito para que lo podais usar con peques y mayores, con quien queráis siempre y cuando sea algo que os apetezca hacer :) Es mi regalo de hoy y os invito a compartirlo.

 

Susana era una RANA que saltando y brincando, disfrutaba de su vida ranil, visitando charcos, charcas, ríos y lagos.

Un día, salta que te salta, llegó a un espacio en el bosque donde nunca había estado, un espacio muy, muy bonito, lleno de flores de colores. En el centro había un pozo, y al asomarse, vio muchísimas monedas, asíque pensó que se trataba de un pozo de deseos.

Acostada en la caliente piedra de los bordes, observóal resto de animales que estaban en la zona. Su mirada se detuvo en las tortugas, tan graciosas con ese cascarón de nácar que brillaba con el sol y sorprendía con sus colores. Susana pensóque le encantaría ser como ellas y poder llevar consigo una casa para resguardarse.

Así, se asomó y le dijo al pozo:

“Por favor, por favor, conviérteme en tortuga para que tenga un espacio al que llamar hogar”.

Cansada por las emociones del día, Susana se quedó dormida y al despertar, notó una presión en su espalda. Al mirar hacia atrás, se dio cuenta de que su cuello giraba completamente y se descubriósiendo tortuga.

“¡¡Por las barbas de los conejos!!”.

La Rana Susana, que ahora era TORTUGA salióa toda prisa hacia IKEA para amueblar su nueva casa con cosas modernas y útiles. A toda prisa es decir mucho, porque ahora Susana se movía a 1kilómetro por hora, con una parsimonia terrible. Y aunque le encantaba estirar el cuello para sentir la lluvia, no soportaba la cantidad de tiempo que necesitaba para hacer las cosas.

Mirando a su alrededor, contempló a las juguetonas mariposas, llenas de colores y contagiando al bosque con su alegría. Con esfuerzo, se subió al pozo y susurró:

“Por favor, por favor, conviérteme en una mariposa para que pueda volar y ver el mundo desde muy arriba”.

Susana se adormeció y al despertar, ya no quedaba nada de su coqueto caparazón, pero tampoco era una mariposa.

“¡¡Por los lunares de las mariquitas!!”

Susana, que ya no era rana, ni tortuga, se había convertido en una… ORUGA! Y es que antes de ser mariposa, se tiene que ser oruga.

Susana no se creía su mala suerte, porque sabía de sobra la mala fama que tienen los gusanos y que todos los que la vieran, la mirarían arrugando la nariz:

“¡¡¡¡AAAAAAAAAGGGGGGGGGGGGGGGGG!!!!”

Nada bueno podía encontrar en ser tan pequeño animal y, desesperada se tumbó sobre el pozo. Se quedó dormida pensando en sueños de grandeza, ser un animal que infundiera respeto entre sus compañeros, que todos tuvieran cierto miedo a su paso y no sentirse amenazada jamás de los jamases.

Despertó y echó a andar sintiendo un apetito desmedido, pero notóque en vez de arrastrarse, dos fuertes patas la sostenían y veía todo desde una altura vertiginosa. Al mirar hacia abajo descubrióuna huella enorme en el suelo, una huella que había aplastado la hierba, las flores y todos los insectos que había a su paso.

“Soy enorme”, pensó, y al mirarse en el pozo vio un rostro que no era el suyo.

“¡¡¡Por las antenas de las mariposas!!!”

La Rana Susana, que ya no era rana, ni tortuga, ni oruga, se descubrióa sí misma siendo una enorme y majestuosa DINOSAURIA, y casi sin darse cuenta, en un chasquear de dedos, el bosque se quedó vacío, pues todos los animales huyeron asustados por su tamaño, ferocidad y apetito. Ante la duda, nadie quería ser víctima de tan fiero animal, y en vez de respeto, Susana se encontrócon la más terrible soledad.

Si, se desplazaba con velocidad y veía todo desde una posición privilegiada, divisando las nevadas montañas, las cascadas cristalinas, los peces saltando en el río. Podía ver kilómetros a la redonda, pero no tenía con quién compartirlo. ¿A quién contar los hermosos colores del sol al amanecer y atardecer?, ¿A quién hablar de los destellos de las gotas de lluvia justo cuando se desprendían de las nubes?, ¿Con quién comparar la altura de las secuoyas milenarias que crecían en lo más profundo del bosque? Un NADIE grande como todo lo que veía se extendía a su alrededor.

“¡Ay pozo, qué poco me comprendes! Será que no hablamos un idioma común y confundes mis palabras y sueños. Si tan solo me dieras un punto medio, algo ni muy pequeño, ni muy grande, algo que infunda respeto, pero sin asustar a todos… yo me adaptaría, de verdad, pero hasta ahora no nos hemos entendido…

Si tan solo me comprendieras, yo me adaptaría, yo me adaptaría…”

Nuestra amiga se quedó dormida, agotada después de tanto cambio: de saltar, andar a cuatro patas, arrastrarse, dar pasos de gigante… cansada de descubrir el mundo de formas tan diferentes.

El sonido de los pájaros y otros animales la despertó, y sorprendida, vio que sus ojos estaban a ras de suelo. Con un movimiento ágil y desenfadado, se asomóal pozo y se encontrócon un rostro salvaje, pero hermoso, una piel de escamas brillantes, unas patas cortas, pero potentes, un cuerpo grande, pero veloz… era una verde y reluciente COCODRILA.

“¡¡¡Por las plumas de los pájaros!!!, esto es justo lo que quiero, pero… ¡los cocodrilos comen ranas!”

Y tras unos minutos de reflexión decidió que ahora que no era RANA, ni TORTUGA, ni ORUGA, ni DINOSAURIA, Susana sería la primera COCODRILA vegetariana.

 

Descarga
La Rana Susana, versión 1.0
LA RANA SUSANA 1.0.pdf
Documento Adobe Acrobat 752.2 KB

Escribir comentario

Comentarios: 0