Destripando Fábrica: camarera transformada

Hoy os traigo una vieja camarera (o carro de bebidas para los menos familiarizados con el tema) que mi abuela tenía en casa como oro en paño. De echo, cuando vea que la he pintado, me va a sacar los ojos, pero bueno, ya os lo contaré cuando suceda, prometo un post lleno de detalles y muy morboso.

 

La camarera en cuestión es parte de mi vida, y sobre todo, un recuerdo que me acompañará por la botella con la cara de Franco con la que mi abuela la decoraba. no sé qué ha sido de la botella, pero no tenía sentido mantener el mueble solo por la botella, digo yo...

 

Total, que era una camarera lacada y con varias maderas, que seguro que cuesta muchísimo pero me parecía bastante horrible. Por eso decidí pintarla. Primero, la parte de madera en blanco, y luego quedaba el tema del oro, que es un color que no me gusta nada. Intenté pintarlo con unas pinturas color plata vieja que compré, pero esas pinturas tienen la propiedad de pintar todo, menos lo que estás pintando (la mesa, los dedos, el suelo...), así que opté por el más radical negro, para dejar el mueble en blanco y negro.

 

Me falta por poner un logotipo arriba, de la web que colgué hace tiempo, en la que puedes descargarte tipografías. He elegido una de Cafés, chocolates y Siropers en francés, aunque me llevará bastante hacerlo.

 

Ya he decidido también lo que la decorará, aquí lo tenéis todo!

PD: plantilla para las tazas en: http://annwood.net/blog/wp-content/uploads/annwoodteacup.pdf

Escribir comentario

Comentarios: 0