Dalí hasta en la sopa

Después de ensayar con el stancil, os traigo estas sillas retro, rescatadas de la basura. Antes de nada, las he limpiado bien con lejía para dejar fuera rastros de su anterior vida, la verdad es que estaban bastante bien.

 

Luego he elegido la pintura azul cielo, les he tenido que dar varias capas, unas cuatro o cinco para que cubrieran bien. Para hacerlo he usado un rodillo pequeño y pintura acrílica normal. Cuando ya se han secado (tarda bastante) les he aplicado el stencil con la cara de Dalí. En la segunda he tenido que repetirlo, pero dándoles una capa de pintura se pueden corregir muchas cosas.

 

Os recomiendo desmontar las sillas para pintarlas, yo no lo hice y he perdido bastante tiempo para limpiar los restos de pintura.

 

Ahí tenéis mi gran proyecto de esta semana, me planteo salvar muchos muebles de la misma manera :D

Escribir comentario

Comentarios: 0