mar

26

jul

2011

Tuneando una mesa camilla

Cuando alquilamos nuestra casa, lo único que había era una mesa camilla horrible, de esas del Año Mari-castaña, que además no salía por la puerta. Nos íbamos a deshacer de ella, y cuando le serramos las patas para que cupiera por la puerta nos pareció que podíamos hacer una mesa para el salón bastante chula.

 

Cortamos las patas para que quedara bastante bajita (cómoda también para comer), la pintamos de blanco roto y le hice algunos dibujos. Como las fundas de los sofás las había hecho en blanco y negro (maravillosas telas de IKEA que veis en las fotos), pensé que lo mejor era seguir el diseño el blanco y negro.

 

He de decir que mi hermano me ayudó con una espiral y un punto, y a día de hoy seguimos echándonos unas risas al localizarlo entre los demás. 

 

Os animo a que tuneeis vuestros muebles antiguos más que tirarlos a la basura.   

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

  • loading